Carta de bienvenida de las directoras

Holy Mary es el resultado de muchos años de pasión y esfuerzo y surge de la experiencia adquirida a lo largo de 20 años de éxito educativo en Todo Niños. El hecho de haber podido participar en la educación de más de 5.000 alumnos en nuestros tres centros, nos brindó la fuerza y el entusiasmo necesarios para embarcarnos en este proyecto.

A lo largo de estos años, hemos podido entender en toda su magnitud los aspectos más importantes de la educación de los niños. Es más, habéis sido vosotros, los padres, los que nos habéis animado año tras año a crear un colegio siguiendo el estilo y la filosofía de Todo Niños.

No obstante, Holy Mary no es solo una continuación natural de los centros que ya teníamos. Es también el resultado de nuestra perseverancia y de nuestra experiencia como madres. Lo mismo que hicimos con Todo Niños: queremos crear un estilo único para Holy Mary que se caracterice por elementos que, si bien sencillos, resultan fundamentales para ayudar a los niños a llegar a ser únicos y fieles a sí mismos en un mundo impersonal que se complace en satisfacer las demandas de las masas.

Holy Mary es un colegio británico

No es solo la importancia del inglés, indispensable para desenvolverse fácilmente en un mundo cada vez más globalizado, se trata asimismo del sistema educativo británico. Es un sistema mucho más práctico que prepara mejor a los niños para la vida y les permite trasladar sus habilidades y su conocimiento a situaciones del día a día. Se exige a los niños de manera adecuada dejándoles al mismo tiempo participar de un modo creativo.

Cuando un niño participa activamente, piensa por sí mismo y es consciente de la relevancia de lo que está aprendiendo, por lo que se despierta su curiosidad por aprender.

Holy Mary es un colegio católico

Uno de nuestros rasgos distintivos es la importancia que otorgamos a la formación personal y religiosa. Pensamos que no se puede alcanzar una formación verdaderamente personal sin ser al mismo tiempo religiosa.

Vamos a trabajar en diversos aspectos morales y en distintos valores, pero prestaremos especial atención a dos atributos que nos preocupan especialmente y que consideramos fundamentales:

Uno es el esfuerzo: Los niños deben llegar a entender que, si se esfuerzan y encauzan sus energías, al final obtendrán una recompensa aún mayor. Esta idea pretende contraponerse a la actitud del “obtener algo a cambio de nada” que se observa con tanta frecuencia en la sociedad actual.

Vamos a insistir, sobre todo, en la automotivación que nos alienta a hacer cosas únicamente por la satisfacción que nos ofrece, independientemente del coste del esfuerzo que haya sido necesario.

El respeto: es el otro valor importante que deseamos cultivar. Respeto por las cosas y por los demás. Vivimos en un mundo que se mueve a un ritmo vertiginoso, en el que reinan la rudeza y los malos modales y en el que el respeto por los mayores y por los profesores brilla por su ausencia. Y como consecuencia, vamos a hacer especial hincapié en el aprendizaje de las buenas maneras.

En resumen, queremos poner nuestro granito de arena para crear generaciones de hombres y mujeres diferentes que puedan realizar una contribución significativa a la sociedad.

Un cordial saludo,

Marta y Maria Riva de Aldama
Directoras del colegio Holy Mary British Catholic School

All rights Reserved. Copyright 2018 Cookies Policy | Privacy Policy